Le projet "Cap ou pas cap!" se poursuit ! - El proyecto "Atrévete" continúa, ¡incluso en cuarentena!

El proyecto "Atrévete" es un proyecto internacional entre tres territorios: Llanavilla (Villa el Salvador, Perú), Saint-Fons (Francia) y Atiquizaya (El Salvador).

14/05/2020

El proyecto « Atrévete » es un proyecto internacional que se desarrolla en tres territorios periféricos de distintos países: Llanavilla (Villa el Salvador, Perú), Saint-Fons (Francia) y Atiquizaya (El Salvador). Su objetivo general es experimentar y difundir una nueva forma de empoderamiento activo de los habitantes en relación con los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), principalmente sobre los temas de género, migración y cambio climático. Se trata de sensibilizar y capacitar a los adultos mediante la participación de los jóvenes en los tres territorios periféricos. Con ese fin, un equipo local de agentes socio-educativos organiza talleres regulares. Por un período de 8 meses, el servicio cívico se suma a este equipo para acompañar al proyecto en su construcción y evolución.

El proyecto en la escuela

Los talleres comenzaron en noviembre de 2019 gracias a un encuentro cada semana en la escuela Santa Rosa de Llanavilla con un grupo de unos 20 alumnos. Con la ayuda de herramientas artísticas y periodísticas, los jóvenes pudieron tratar los ODS en el contexto territorial y expresar sus opiniones a través de dibujos, vídeos, podcasts, entrevistas… Estas producciones están valorizadas durante exposiciones públicas en la comunidad. Es una oportunidad para que la población conozca el proyecto y su progreso.

Mientras una exposición periodística del proyecto “Atrévete” estaba prevista para el día de vuelta a clase, el presidente de la República anunció el comienzo del encierro ese mismo día.

Un proyecto llevado a cabo a distancia

Después de un tiempo de espera, el equipo peruano, en colaboración con las asociaciones gestionando el proyecto (Apoyo Urbano y Robins des Villes) decidieron reanudar el proyecto « a distancia ». Un grupo WhatsApp, creado previamente, permitió mantener un contacto regular con los jóvenes de Llanavilla y sus familias. El equipo local pudo conocer las necesidades específicas de los habitantes y acompañarlos en sus procesos, así como brindarles una ayuda alimentaria muy necesitada.

El siguiente paso del proyecto era crear un repertorio de acciones que pudieran realizar y/o mejorar algunos aspectos de la comunidad. Para continuar con la creación de ideas a distancia hemos creado un « cuaderno de desafíos » que contiene 4 desafíos:

– Un desafío « Me Quedo En Casa » donde los jóvenes nos envían su diario de cuarentena: opiniones, sentimientos, ocupaciones, etc.

– Un desafío « Receta » en el cual comparten sus recetas favoritas con nosotros.

– Un desafío « Juegos » donde crean un juego relacionado con los ODS, principalmente en los tres temas tratados.

– Un desafío de « Mi Barrio Bonito » para proponer una idea de proyecto a Llanavilla. Este último desafío está acompañado de una hoja de « Idearte » para describir con más detalle su acción y su organización.

El grupo WhatsApp está muy activo y están llegando muchos mensajes, llenos de dibujos, vídeos y mensajes de solidaridad. Como el Perú está confinado al mismo tiempo que Francia y El Salvador, los grupos de jóvenes de los tres territorios se envían mensajes de apoyo entre si. Con la ayuda del equipo local, dirijo el grupo y acompaño a los jóvenes a rellenar su libro de desafíos. Cada semana se organizan videoconferencias con el grupo de jóvenes de Francia para discutir proyectos para la comunidad y tomar noticias.

Una experiencia enriquecedora a replicar

Este período especial de cuarentena cambió la metodología del proyecto así como la de mi trabajo. Las dos primeras semanas de confinamiento estuvieron marcadas por dos misiones paradójicas: mantener la comunicación con los habitantes y el equipo local mientras se buscaba la manera de regresar a Francia.

Una vez la situación estabilizada , la reanudación del proyecto me permitió animarme de nuevo gracias a nuevos objetivos. Sentía el deseo de mantener el contacto con los jóvenes y sus familias y el grupo WhatsApp se convirtió en mi vínculo privilegiado con ellos. Como mi misión está llegando a su fin, es hora de capitalizar el proyecto y devolver los balances a los financiadores, lo que me da la oportunidad de mirar hacia atrás a todo lo que se ha logrado en los últimos 7 meses.

Las asociaciones responsables intentarán reproducir el proyecto “Cap ou pas Cap” de nuevo el año que viene y espero sinceramente que esta petición tenga éxito.

————————————

 

● Se han creado artículos en el sitio web del proyecto para contar la historia de este nuevo punto de inflexión: https://cap-pas-cap.wixsite.com/accueil/blog 

● La periodista Patricia Hoyos, que participo en los talleres, también publicó un comunicado de prensa sobre los acontecimientos en Llanavilla.